Un paseo por el cementerio de la Recoleta

El Cementerio de la Recoleta es un famoso cementerio de la ciudad de Buenos Aires. Está ubicado en el distinguido barrio de Recoleta y contiene las tumbas de numerosas personalidades destacadas del país. Se inauguró el 17 de noviembre de 1822, durante la gobernación del brigadier general Martín Rodríguez, siendo ministro de Gobierno Bernardino Rivadavia. Se transformó así en el primer cementerio público de la ciudad.

Fue diseñado por Próspero Catelin, reservándose el gobierno parcelas para personalidades ilustres en la formación del Estado nacional.

​ En 1880, Torcuato de Alvear—el primer intendente de la ciudad de Buenos Aires—encomendó al arquitecto Juan Antonio Buschiazzo para la remodelación del cementerio. Se rodeó con un muro de ladrillos, se pavimentaron sus calles y se construyó una entrada de estilo neoclásico.

Es uno de los atractivos turísticos más populares de la ciudad,​ famoso por sus numerosos e imponentes mausoleos y bóvedas adornados con mármoles y esculturas. Su valor arquitectónico es una muestra de los tiempos en que Argentina era una potencia económica emergente a fines del siglo XIX y las familias más acomodadas de la ciudad comenzaron a mudarse a la zona de Recoleta y a construir panteones esplendorosos en el cementerio.

Muchos de sus mausoleos y bóvedas son obra de importantes arquitectos y más de 90 han sido declaradas Monumento Histórico Nacional.

​ El cementerio en sí es considerado Museo Histórico Nacional desde el año 1946

Te invitamos a transitar por sus recovecos esta tarde de feriado.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here